lunes, 12 de junio de 2017

“Barbazul 2014”: Las tres vidas de un caballo.



“Barbazul 2014”: Las tres vidas de un caballo : Hay que ser sinceros y decirle a la botella que se la descorcha para un par de copas sin casi tiempo para que aparezca el genio, que no es comida de sábado la que va acompañar, sino cena de lunes, que volverá a la nevera con esa doméstica humillación del corcho encajado, que no habrá con quién brindar, que en vez de dar la vida de golpe, es posible que muera poco a poco entre un envase de leche de almendras y otro de gazpacho. No todas saben encajar una noticia así y se vengan desde el primer sorbo, con menos fuerza de la que se recordaba, abandonándose después para ofrecer algo a lo que es difícil llamar vino.

El “Barbazul” acepta sin problemas la situación, como si el caballo que aparece en la etiqueta indicara que si toca Grand National, se corre, y que si hay que trotar despacio con un jinete novato, se adapta el paso sin problemas. Dos veces lo he metido en la nevera y hoy, con un plato de espinacas, termino la botella. No hay reproches. Ha sido fiel a la pista que eligió desde la primera copa. 

domingo, 11 de junio de 2017

Regreso a la pista central



Regreso a la pista central : Mientras Nadal juega el tercer set de la final del Roland Garros, nosotros bajamos a estrenar la piscina. No hay nadie. Si las ventanas estuvieran abiertas, escucharíamos los gritos de Nadal al golpear las bolas. A cambio, nosotros le devolveríamos nuestras risas en esta pequeña pista central donde la arcilla se convierte en agua y las reglas solo están para saltárselas. Tengo la impresión de que recuperamos el partido en el mismo punto en el que lo dejamos el año pasado. Todo lo sucedido desde entonces pierde importancia, solo ha sido una forma de pasar el tiempo en lo que llegaba este momento.

domingo, 16 de abril de 2017

La fotocopia de un recibo



Los relojes están distribuidos aleatoriamente en cajas en las que pone "niño" o "adulto". Daniel se fija en el que buscaba. Me dice que no sabe si pedir en Amazon ese modelo con botones amarillos o llevarse éste, todo negro, ahora mismo. Pienso: llévatelo ahora, que tiene su historia, esa pequeña historia que empieza cuando  decidimos venir a examinarlo después de ver “Life” y sigue cuando aparcamos en la Q3 de La Vaguada, escuchamos las indicaciones de un hombre mayor sobre la localización de la tienda y damos con la zona en la que los exponen. No quiero influir. Pienso en “Life”, en lo inteligentes que son los autóctonos de Marte, en que la nueva película de “Alien” se estrena el día de mi cumpleaños, en los dos agujeros que tengo en mi bolsillo izquierdo que hacen que lleve las llaves y las monedas en el derecho. Al final Daniel me dice que se lleva éste. La chica que me cobra me aconseja que le haga una fotocopia al recibo para que pueda servirme de la garantía en el caso de que lo necesite para proteger no solo un reloj de 5,99 € hecho en China, sino su historia.

sábado, 25 de marzo de 2017

La regla del peluquero



Cuando termina de repasar para el examen del lunes de biología, Daniel me pide que lo acompañe a cortarse el pelo. El peluquero está libre, así que no tenemos que esperar. Por detrás lo quiere al tres, por arriba más corto y el flequillo, el flequillo, como lo vaya viendo, decide sobre la marcha. El pelo del peluquero me recuerda al de Marcelo. Coge el peine con tres dedos de la mano izquierda, como si fuera una regla, y con la derecha va dando retoques. Con esos ajustes, Daniel ve cómo su pelo recupera el orden, como si éste fuera el paso lógico después de haber hecho lo mismo en su cabeza con el tema del examen.

sábado, 18 de febrero de 2017

Los estratos del frutero



Hoy los kiwis están a 1,99 € el kilo en Mercadona. Según señala la etiqueta de la máquina, me he llevado 1.505 kilos. Me gusta la precisión de los datos y el recuadro en el que aparece el importe final : 2.99 €. La semana pasada el kilo estaba a 2.59 €. Lo sé porque los dos últimos kiwis de los que compré seguían en el frutero dentro de su bolsa, que conservaba la etiqueta. De forma instintiva, al ver que fueron más caros, los coloco por encima de los recién comprados aunque no los note más maduros

miércoles, 18 de enero de 2017

El mundo vuelve a intentarlo



"Mucho frío. Dos prostitutas negras charlan en Montera a una hora en la que muchas cafeterías no han abierto. A pocos metros, una chica friega el suelo del Dunkin' Coffee como si borrara una pintada de su pasado. El vendedor de pañuelos de papel ya está en su sitio. Hasta él llega la luz del quiosco, que se esparce como la de un fuego tranquilo alimentado por palabras: el mundo vuelve a intentarlo en la forma ordenada con la que se disponen los periódicos."

martes, 22 de noviembre de 2016

La invulnerabilidad de Bale



Cuando hago la fotografía por la mañana, el hombre con la carretilla que camina justo por debajo de la imagen de Bale de la tienda de Adidas (podría haber sido la de Marcelo o la de James) es solo una coincidencia. Unas horas más tarde, en el momento en el que Bale se retira lesionado en el minuto 57 del partido contra el Sporting de Lisboa, la coincidencia se convierte en una señal.

Le puede llevar dos meses recuperarse de la operación de la luxación traumática de los tendones de su tobillo derecho. Durante todo ese tiempo pasaré por delante de la tienda para ver los vídeos que pasan de él en varias pantallas. No jugará contra el Barça, ni contra el Dortmund, ni lo hará en Japón, pero yo podré detenerme para disfrutar de esas imágenes en las que, elevado por la estética de la publicidad, se encuentra en esa zona a la que nunca podrán llegan los tacos de Coates.