martes, 23 de abril de 2013

La cocina de los monjes




La cocina de los monjes : Salimos de la estupidez de las series de Disney gracias al viaje de Jamie Oliver por Italia. Los mellizos aceptan la propuesta de acompañarle en su viaje (el primer capítulo de ayer fue un éxito) y esta noche, después de la cena, visitamos con él el Monasterio de Farfa. “Estoy muy emocionado, porque este monasterio tiene uno de los huertos de especias más antiguos de Italia. Tiene 1.500 años. Estoy deseando ver lo que cocinan los monjes. Pero el trato es que tengo que seguir su rutina”. Jamie no tarda en descubrir que la realidad es otra : del huerto de especias no queda nada y en el monasterio sólo habitan seis monjes que se alimentan de latas. “No está bien. No está bien. No está nada bien. A lo mejor esperaba demasiado, ¿sabes?. Lees libros y hablas con la gente. Llevo diez años oyendo “Oh, el monasterio, ahí sí que saben comer”. Creo que la sopa tenía verduras congeladas. Luego los palitos de pesado. La ensalada estaba muy buena porque era del huerto. Pero creí que habría aceite de oliva local, que estaría muy rico. Qué va. Sí, estoy un poco decepcionado. La verdad”. Le basta con abrir las neveras y con comer un par de veces con ellos en un ambiente de silenciosa resignación. “Vine aquí pensando que las recetas antiguas me iban a iluminar. Pero estoy sorprendido. Los monjes parecen haber perdido todo el contacto con sus tradiciones culinarias. Tienen uno de los huertos de hierbas medicinales más famosos, pero creo que son los italianos menos sanos que he conocido. Aquí mi chico tiene unos cincuenta años, pero toma unas tropecientas pastillas. Aquel de ahí toma tropecientas pastillas. Todos se atiborran a pastillas. No están tan sanos, en serio, no lo parecen. Si te fijas en el resto de Italia, lo que de verdad ha mantenido viva la cocina han sido las madres, las abuelas, las esposas”. En uno de los ratos de silencio obligado, Jamie admite que los papeles van a cambiar. “Tiene gracia. Vengo hasta aquí para escapar de cosas, pero voy a acabar haciendo lo que hago siempre. Enseñar a la gente a cocinar”. Así que Jamie improvisa un plan sencillo en tres pasos. El primero es llevarse a los dos monjes más jóvenes a montar un puesto en la calle : “La inspiración para cocinar se consigue con la diversión”.  Ahí, a cambio de unas lentejas, obtiene donativos con los que poder pasar al punto dos. “He hecho cosas divertidas en mi vida, pero cocinar en una cuneta con dos monjes, tiene que ser una de las mejores”. Con ese dinero pasa a la siguiente fase : comprar unas especias que planta en el huerto. “Hasta ahora, mi sueño del monasterio y de la comida tradicional no ha sido como esperaba. Con tanta comida enlatada y seis monjes poco sanos. Pero ya que estoy aquí, me gustaría inspirarles para que coman comida mejor, más sana. Y he empezado a replantar su huerto de especias para darles una sorpresa” El tercero y último es sencillo. Con algunas de esas especias, prepara una barbacoa para los seis monjes. “Mi religión es la cocina. Para mí, en mi casa, mi mesa, mi mesa de comer es el altar. ¿Me entiendes? Es donde nos reunimos, es donde discutimos, donde lloramos, donde reímos. Es donde planificamos el futuro. Es una parte muy importante de mi casa. Ellos no tienen una familia porque han consagrado su vida a Dios. Me gustaría reunirlos a los seis alrededor de una mesa veinte minutos para cocinar y reír”. El menú de esa barbacoa es simple. Buñuelos de ricota con parmesano, harina y huevo. Sopa minestrone. Conejo con adobo de romero y tomillo. Jamie pone a cocinar al Padre Massimo, que no ha cocinado en treinta y cinco años o al Padre Mario, que no lo ha hecho en su vida. La comida es muy estilo Jamie, con salsas, jugosa, abundante, a la que no debes enfrentarte si no tienes todo el pan que vas a necesitar para no dejar nada. “¿Te has fijado en lo animados que están? Eran todos serios y cerrados. Y de repente les das un poco de manduca decente, y empiezan a hacer bromas. Sí, estoy satisfecho, muy, muy satisfecho.” El capítulo termina con Jamie poniendo en su caravana “Close to me”, de los Cure. Perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada